Comercio de Emisiones

El comercio de derechos de emisión basado en un sistema de "cap & trade" ha demostrado ser un instrumento efectivo de política climática, especialmente considerando los correspondientes precios de los certificados. Desde 2005 está introducido en la UE, afectando a una gran parte de la industria en términos de su aplicación práctica. Además, este enfoque también se está introduciendo en más y más países.

Se establece un límite máximo para la cantidad total de gases de efecto invernadero que pueden emitir las plantas industriales afectadas. Este límite máximo se reduce a lo largo del tiempo para que disminuyan las emisiones totales.

Dentro del límite (cap), las empresas reciben o compran derechos de emisión que pueden comercializar cuando sea necesario. La limitación del número total de certificados disponibles garantiza que tengan un valor óptimo.

Cada año, las empresas afectadas deben notificar y verificar sus emisiones del año anterior , y deben cancelar un número correspondiente de certificados. De lo contrario, se imponen multas elevadas. Si una empresa reduce sus emisiones, puede mantener las asignaciones gratuitas para satisfacer sus necesidades futuras o venderlas a otra empresa que no tenga y necesite los certificados.

El comercio trae flexibilidad, lo que asegura que las emisiones se reduzcan donde es menos costoso. Un precio sólido del carbono también fomenta la inversión en tecnologías limpias y bajas en carbono.
(basado en ec.europa.eu/clima/policies/ets_en)