Biomasa sostenible

La Directiva de Energías Renovables RED II (Directiva (UE) 2018/2011, de 11 de diciembre de 2018, exige que los biocombustibles, líquidos de origen biológico y biomasa combustible se produzcan siempre de manera sostenible. Se han puesto en marcha políticas nacionales en el seno de la Unión Eurpea, como la normativa alemana para que la compensación de costes de generación de energía renovable tenga en cuenta este requisito.

El programa SURE (Sustainable Resources Verification Scheme) se creó específicamente para demostrar la sostenibilidad de los combustibles utilizados en las plantas de biogás y centrales eléctricas de biomasa afectadas por la Directiva es un sistema reconocido por la UE que certifica toda la cadena de suministro, desde el cultivo hasta la conversión de la biomasa en electricidad y calor.